Qué se dice: La peor forma de terminar

Blog
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

¿Cuándo se convirtió el PLD en un partido que hace fraudes en los procesos electorales? ¿En las elecciones del 2016? ¿En las del 2012? ¿En las del 2008 o en las del 2004?

¿Se benefició el doctor Leonel Fernández, quien fue Presidente de la República en dos de los últimos cuatro períodos, de esa capacidad de hacer fraudes y es ahora que está fuera de ese partido cuando lo denuncia y lo hace público? ¿O fue justo a su salida del partido fundado por Juan Bosch, del que fue presidente “hasta los otros días”, que se convirtió en una organización de políticos tramposos y marrulleros? Supongo que esa es la idea que quiso dejar en el aire el expresidente Fernández cuando, para justificar la creación del Comité por la Defensa del Voto integrado por expolicías y exmilitares, acusó al partido de Gobierno de hacer fraudes y, más que nada, de estar preparando otro para las elecciones del año próximo; pero como su discurso choca con la realidad de todos conocida, lo que hace es provocar confusión y desconcierto. Y también mucha inquietud y preocupación al defender y justificar la necesidad de crear un cuerpo paramilitar de vigilantes electorales, proyectando un escenario que puede degenerar en una confrontación que provoque daños irreparables a la democracia dominicana. Cuesta creer que ese sea el interés o el propósito del político dominicano más exitoso de las últimas tres décadas, pero sus acciones y declaraciones, junto a las malas compañías y sus negativas influencias, lo están empujando por un derrotero incierto, sin que pueda decirse a su favor que ignora las posibles consecuencias del peligroso juego que se trae entre manos. Como si de repente hubiera olvidado, o ya no le importara, la gran verdad que encierra la conocida expresión bíblica de que lo importante no es como se comienza sino como se termina.