Easy Frontend SEO

Cronistas deportivos y Propaganistas demorados

Opiniones
Typography

Ahora, sobre todo después del fuego que consumió el mentado "Séptimo cielo" del bestuto capitalino Estadio Quisqueya Juan Marichal, escucho apenado y "putrefacto" ¡digo..., estupefacto!

Ahora, sobre todo después del fuego que consumió el mentado "Séptimo cielo" del bestuto capitalino Estadio Quisqueya Juan Marichal, escucho apenado y "putrefacto" ¡digo..., estupefacto!

cómo algunos jóvenes y viejos cronistas deportivos, al parecer rodos desmemoriados (mentiras: son vulgares propagandistas del no dejar hacer) "sacaliñan" al Estado y al gobierno las supuestas negligencia y falta de visión manifiestas en la presunta falta de voluntad que mantienen al país sin un estadio de béisbol digno y apto para celebrar juegos al más alto nivel.

Recuerdo que fueron ellos, exactamente ellos, mismo grupo de cronistas, por demás jinetes del Apocalipsis, quienes como jauría apandillada pusieron oposición rabiosa al proyecto presentado públicamente con todo y "maqueta", en 2008, por el Gobierno del Presidente Leonel Fernández como propuesta para construir un moderno estadio con visión de plaza y centro turístico donde está el siniestrado "Coloso del ensanche La Fé".

¿Argumentos enarbolados para oponerse entonces? ¡Oh..., los mismos de siempre! El que constantemente usan las fuerzas del atraso, para boicotear las iniciativas de desarrollo: me retumba en la memoria cuando decian que "en un país pobre no se puede construir un estadio de pelota de lujo", "La situación económica no lo resiste", "No podemos aparentar lo que no somos"; y etc., etc., etc....

Ahora, sin embargo, cual "Gatita de Doña Dora", de pronto para justificar los actuales ataques, apelan a resaltar el ejemplo de Nicaragua, un país que sin aportar más de 20 peloteros a la Major League Basseball, tiene un "pley" apto para juegos a ese nivel, mientras nuestro país ha llevado más de 700 peloteros al circuito mayoritario, carece de un escenario de esa categoría. Leonel debió construirlo "por encima de ellos", pero esa fue otra ocasión en que su gobierno se acobardó; y por esa falta de decisión, según estos timacles "somos la vergüenza" de la región.

Para nada guardan las formas. ¡Que va! Se contradicen y van de bruces junto a su hipocresía y falta de información, pues de pronto ignoran la condición de país de capitalismo tardío y de mucho más bajo ingreso per cápita de la población general del país centroamericano en relación a la del nuestro.

Para que los lectores comprueben el atrevimiento y la igmorancia de essos tunantes, sólo observen esta simple y lineal comparación macroeconómica entre Nicaragua y República Dominicana:

Producto interno Bruto (PIB) a 2016:

RD 176,337 millones de dólares.
RN 10,947 millones de dólares.

Presupuesto del Gobierno 2018:

RD 814,821 millones de pesos.
RN 63,312 milones de Córdobas.

Tasa de cambio oficial al 2017:

RD 47.5 pesos por dólar.
RN 30.9 córdobas por dólar

Ingreso per cápita en dólares a 2016:

RD 6,722 dólares por año.
RN 2,026.7 dólares.

Estas cifras varían comparativamente de manera mucho más favorable de manera relativa para República Dominicana en función del tamaño de la economía. No es lo mismo, por ejemplo, el 10% de 10 que el 10% de 20.

En el fondo se trata de la mismísima historia de los proyectos Metro de Santo Domingo y del complejo termoeléctrico Punta Catalina, por sólo mencionar dos ejemplos de por qué los gobiernos deben actuar, ejecutar los proyectos de Nación y responsablemente asumir las consecuencias. Total, como quiera se les pega la culpa por no hacer nada y la de lo que salga mal. Entonces..., ¿por qué no casarse con la gloria de ser gobernates visionarios?

Un ejemplo es que si primero el propio Leonel y después Danilo les hacen caso a esas corrientes de distracción, los pobres andaran a pies entre Santo Domingo Norte, Santo Domingo Oeste, Santo Domingo Este y el Distrito; y el pandemoniun del tránsito vehicular fuera más insoportable. Hoy, gracias al proyecto Punta Catalina sobre el país se cierne una esperanza de luz; y muy pronto concluirá la oscuridad que ha servido de base a la mafia eléctrica para forjar su fortuna con los cuartos del Estado recibiendo al millonarios subsidios del presupuesto público por servir apagones.

Pero aunque sea un aparente "contrasentido", para enfrentar su ignorancia y su "olvido"; y por eso les digo a esos "desmemoriados" que aquí estoy yo para recordárselo, ¡granujas! ¡Aquí estoy yo! ¡Cuidado!

Es periodista*