Easy Frontend SEO

“Pura y simple”: Jhonny Abbes fue un “chismoso sin talento”

Opiniones
Typography

Dos acontecimientos que tuvieron lugar en el mes de julio son de

vital importancia para República Dominicana: 59 aniversario del
crimen de un gran periodista y escritor y el nacimiento de lo que los
historiadores llamaron la “Tercera República”. Estas fechas pasaron
desapercibidas, aún para las “autoridades competentes”:Efemérides
Patrias y los ministerios de Cultura y Educación.

Dos acontecimientos que tuvieron lugar en el mes de julio son de

vital importancia para República Dominicana: 59 aniversario del
crimen de un gran periodista y escritor y el nacimiento de lo que los
historiadores llamaron la “Tercera República”. Estas fechas pasaron
desapercibidas, aún para las “autoridades competentes”:Efemérides
Patrias y los ministerios de Cultura y Educación.

El pasado 12 de julio se cumplieron 94 años de que el país vuelve a
ser una República soberana: se enarboló la bandera dominicana y se
arrió la bandera de Estados Unidos. Durante ocho años (1916-1924)
fue colonia norteamericana, tenía gobernadores militares de esa
nación.
El país vivió un proceso de controversia y agitación patriótica. Los
nacionalistas habían logrado una victoria moral a nivel internacional
por el deterioro de la imagen de EE.UU., por la ocupación militar de
Santo Domingo. Los representantes norteamericanos y algunos
intelectuales locales, como Francisco J. Peynado, buscaban una
salida “negociada” de las tropas gringas. Otro grupo, entre ellos
Américo Lugo, demandaban la desocupación “pura y simple”.
Acordaron escoger un presidente provisional, Juan Bautista Vicini
Burgos, y organizar unas elecciones que ganó el viejo caudillo
Horacio Vásquez.
Vicini Burgos emitió el Decreto No. 246 que declaraba día festivo el
12 de julio de 1924, así como el día anterior. El historiador Juan
Daniel Balcácer explica al Diario Libre que como día festivo esa
fecha se diluyó durante la dictadura de Rafael L. Trujillo Molina.
Marrero Aristy
Pocas personas recordaron que un 17 de julio de 1959 fue asesinado,
el que algunos consideraban como un genio de la literatura, Ramón
Marrero Aristy (1913-1959). Tenía 46 años. Escribió obras como
“Perfiles Agrestes”, “Balsié” y la emblemática Over”. El historiador
José Miguel Soto Jiménez afirma, en un artículo en el Listín Diario,
que “su pluma se deslizaba con maestría por el cuento, la novela y el
ensayo”.

Escribió para los diarios La Opinión, La Nación, El Caribe. De
pertenecer al círculo íntimo de Trujillo, cayó en desgracia. El jefe de
los Servicios de Inteligencia Militar (SIM), Jhonny Abbes, lo
culpó de haber “filtrado” informaciones al periodista polaco-
norteamericano del New York Times, TadSzulc, quien
había publicado un reportaje criticando las injusticias que cometía
el régimen con los trabajadores campesinos.
Abbes y Aristy habían tenido varios encontronazos: el primero
acusaba al periodista de conspirador y le atribuye el haber dicho que
Trujillo estaba en decadencia y que “algún día un negro (como él)
iba a ser Presidente”. Varias veces Marrero encaró al tenebroso
Abbes, al que acusó de ser “un chismoso sin talento”. Después de
muchas intrigas, Marrero fue asesinado por haber dizque
“traicionado” al dictador.
Tal vez el crimen no tuvo resonancia en el tiempo, aunque era
secretario de Trabajo, debido a que acaeció casi junto con la
expedición de Constanza, Maimón y Estero Hondo (del 14 y 20 de
junio1959); y después ocurrió el asesinato de las Hermanas Mirabal
y el fin de la dictadura.